La mayoría de las personas que se consideran a si mismos intolerantes a la lactosa no han sido diagnosticados y en muchos casos no lo son. Para el diagnóstico con frecuencia se indica la retirada de leche de la dieta y se observan las consecuencias.