La intolerancia a la lactosa es el conjunto de trastornos gastrointestinales, diarrea, dolor abdominal, gases, etc, que se presentan cuando el organismo tiene dificultad en digerir la lactosa contenida en la leche y otros productos lácteos.

La lactosa es el azúcar que se encuentra de forma natural en la leche y para digerirla, el organismo precisa de un enzima presente en la mucosa del intestino delgado, la lactasa intestinal, que transforma la lactosa en dos unidades más pequeñas, galactosa y glucosa, las cuales son absorbidas a través del intestino y potencialmente metabolizados.

La deficiencia de lactasa intestinal reduce la capacidad para digerir la lactosa, presentándose entonces los síntomas de intolerancia a la lactosa que llega al colon donde es fermentada.

intolerancia